SpaceX pagó 250,000 dólares para encubrir supuesta conducta inapropiada de Musk

SpaceX, la empresa aeroespacial de Elon Musk, pagó 250,000 dólares a una azafata con el fin de que no hablara o demandara a la compañía tras una presunta conducta sexual inapropiada por parte del empresario, quien le habría propuesto sexo, de acuerdo con informes del Business Insider. El reporte basado en entrevistas y documentos legales detalla que la presunta víctima trabajaba en la tripulación de un vuelo corporativo de SpaceX. El suceso se dio en un vuelo a Londres a finales de 2016, donde se le pidió que le diera un masaje a Musk. Si bien esto no era algo inusual, pues incluso ella había obtenido una licencia de masajista, el empresario tuvo una conducta inapropiada, ya que supuestamente se quitó la sábana que cubría la mitad inferior de su cuerpo, mostrándole su pene, además de que al mismo tiempo le frotaba la pierna.

Una de las amigas de la azafata le dijo al medio estadounidense que la mujer se negó a realizar actos sexuales con el multimillonario y que después de ese vuelo estaba “realmente molesta”. Asimismo, señaló que SpaceX también redujo el número de turnos que le dieron después de ese suceso, algo que la víctima interpretó como una represalia. Tras estos hechos, la mujer presentó una queja ante el departamento de recursos humanos en SpaceX en 2018, alegando que su carrera se había visto afectada por su decisión. La empresa no llevó el caso a un tribunal o árbitro, sino a un mediador con el cual se estableció un acuerdo de indemnización de 250,000 dólares que le prohibía decir algo sobre Musk, sus compañías o incluso el pago. El Insider destacó que la amiga de la azafata no consultó a la presunta víctima antes de presentar la historia al medio, pero sí resaltó que ella no firmó ningún acuerdo de confidencialidad. Además, decidió revelar la acusación porque se sentía obligada, como sobreviviente de una agresión sexual. De acuerdo con Business Insider, Elon Musk señaló que había “mucho más en esta historia” y le pidió más tiempo para responder a las afirmaciones a lo cual accedieron. Sin embargo, el empresario no hizo comentarios tras mover la fecha de publicación y por ello determinaron publicar.

La información surge en un momento en que Musk, quien también es el director ejecutivo de Tesla, se encuentra en medio de la polémica luego de que se echara para atrás en la compra de Twitter por 44,000 millones de dólares y la junta directiva de la empresa esté buscando obligarlo a cumplir con el acuerdo. En su primera y única respuesta el medio, Musk escribió: “Si estuviera inclinado a involucrarme en acoso sexual, es poco probable que esta sea la primera vez en toda mi carrera de 30 años que sale a la luz”. También dijo que el artículo tenía “motivaciones políticas”. Luego de que la historia se publicara, el multimillonario se volcó a Twitter para negarla. “Para que conste, esas acusaciones salvajes son completamente falsas”. También desafió a la fuente del Insider a describir “cualquier cosa (cicatrices, tatuajes) que no sea conocida por el público. No podrá hacerlo, porque nunca sucedió”. Además, en sus intentos por desacreditar los informes de Business Insider, el empresario llamó a la amiga de la azafata “una activista/actriz de extrema izquierda en Los Angeles con un gran interés político”. Asimismo, comentó que “los ataques en mi contra deben verse a través de una lente política. Este es su libro de jugadas (despreciable), pero nada me impedirá luchar por un buen futuro y su derecho a la libertad de expresión”.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.