Reseña: Nintendo Switch Sports, un juego de fiesta que llega tarde a la consola

En 2006, Nintendo llegó a proponer una premisa en el mundo de los videojuegos: integrar a todo el público sin importar su edad o gustos. Aunque era difícil lograrlo, lo hicieron a través de Wii Sports. Ahora quieren repetir el éxito en Nintendo Switch, pero esta nueva entrega de la saga, Nintendo Switch Sports , llega algo tarde. La propuesta del juego es sencilla. Se trata de seis deportes: voleibol, bádminton, bolos, fútbol, chambara y tenis, los cuales exprimen los joy-con por completo y, como en las demás entregas, no existe una historia. La experiencia consiste en jugar únicamente las simulaciones. Todos se desarrollan en un complejo de estilo moderno llamado Spocco Square. Si bien este lugar no tiene ninguna influencia en el juego, su ambientación ofrece detalles como cafeterías, que hacen sentir un ambiente de comodidad a la hora de jugar, además de que le aporta personalidad. Otro de los grandes cambios son los avatares. En este juego también es posible usar a los Mii, pero el rol protagónico lo toman unos modelos que parecen sacados de Animal Crossing quienes también dan un toque fresco y pueden ser personalizados; sin embargo, los accesorios son limitados y estos se consiguen jugando partidas online.

La experiencia fue fluida en deportes como los bolos, porque es una disciplina por turnos. Pero en el caso del chambara había momentos en los que la conexión era tan inestable que generaba partidas caóticas, mientras que en el tenis me encontré con rivales que no respondían a mis tiros o en otros casos la bola se quedaba suspendida y después de unos segundos salía tan rápido que no daba oportunidad de respuesta.

Seis deportes divertidos… ¿pero eso es todo? Para cada uno de los deportes sentí una experiencia fluida, sólo que en aquellos que se permiten hasta cuatro jugadores en una partida la pantalla se divide tanto que cada recuadro se hace muy pequeño, como el voleibol. Sin embargo, esta disciplina fue una de las que más me gustó, porque es posible marcar los movimientos característicos del deporte como las recepciones, el voleo o los remates. En este último punto, yo decidí saltar y simular el golpeo para darle un toque más de naturalidad al ejercicio, aunque en realidad eso no es necesario. El tenis es otro de los deportes que aprovecha a la perfección los joy-con, pues cada movimiento que hace el usuario se refleja en el juego. Incluso detecta la forma en que se perfila para golpear la pelota, lo cual también sucede con el bádminton, en el que llega a tener un mayor de sensibilidad.

En los bolos y en chambara (una especie de combate con espadas) no hay una evolución tan notoria de lo que se mostró en Wii Sports y en Wii Sports Resorts, títulos en los que cada uno hizo su presentación. El fútbol fue la primera vez que hizo acto de presencia y me dejó con un sabor agridulce. Los partidos se juegan con los dos joy-con en las manos a partir de algunos movimientos de la mano derecha que simulan el chute. Si bien el juego tiene incluido una cinta para atar un control a la pierna y dar el golpe como si fuera fútbol real, este modo sólo se restringe a una etapa que parecen tiros penales. Me habría gustado que se utilizara este recurso para los partidos normales. De acuerdo con Nintendo, en próximas actualizaciones esta banda podría usarse de la manera que menciono, pero hasta que no llegue ese momento, considero que es una característica desperdiciada.

El potencial de los joy-con se explotó demasiado tarde Cuando Wii salió a la venta fue un rotundo éxito por su concepto de controles por movimiento. Pero un punto medular en esa estrategia fue que junto a la consola venía incluido Wii Sports y desde el primer día podía reunirse toda la familia a jugar esta experiencia.

En el caso de Switch Sports tuvieron que pasar cinco años para un lanzamiento así y, llegó demasiado tarde. Es de los pocos juegos que, a mí consideración, aprovecha tan bien los sensibles controles por movimiento de los joy-con. Otro ejemplo sería The Legend of Zelda. Skyward Sword, sin embargo, considero que este tipo de experiencias se tuvieron que haber mostrado en los primeros años de vida de la consola y no en un periodo en que parece más cercana el dispositivo de nueva generación. Por otra parte, los deportes apenas son seis y únicamente uno es nuevo, por lo que la experiencia respecto a las entregas anteriores no es novedosa. Sí, evolucionó de forma exponencial, pero es algo que se siente estancado. Quizá este punto se solucione con los nuevos deportes que Nintendo ha prometido integrar por medio de actualizaciones gratuitas. Sin embargo, el único que se conoce es el Golf, así que mis expectativas no son demasiado altas.

¿Recomiendo comprar Nintendo Switch Sports? Este juego es sumamente divertido, pero por el momento tiene algunos puntos que juegan en su contra. Por ejemplo, si no cuentas con una suscripción a Nintendo Switch Online, no podrás jugar en línea y conseguir todos los accesorios. Esto hará que los personajes se vean monótonos. Además, esto afecta si no tienes otra persona con quien jugar, pues si bien la computadora presenta un reto importante en su nivel más complicado, después de varias partidas vas conociendo las mañas con las cuales ganarle de una forma más sencilla. A pesar de ello, Nintendo Switch Sports es un gran juego de fiesta que se puede compartir de gran manera en familia o con amigos. Recomiendo adquirirlo, pero no por el momento. Más bien, mi consejo es esperar a que lleguen algunas actualizaciones para ver cómo evolucionó el título y determinar si deseas gastar en él.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.