Para crear un metaverso accesible, se requiere de diversidad en las tecnológicas

Cuando se habla sobre metaverso las conversaciones suelen estar orientadas a cómo aprovechar esta nueva realidad virtual. Las empresas ya están analizando casos de uso innovadores para sus negocios; sin embargo, la accesibilidad debe ocupar un lugar central para que la mayor parte de personas puedan entrar a él y en este rubro hay muchas brechas por resolver. Maxine Williams, vicepresidenta de diversidad en Meta, comenta en entrevista con Expansión que “el metaverso será accesible gradualmente”. Las innovaciones en torno a esta realidad siguen en desarrollo, apunta, y se requiere trabajar en diferentes verticales para convertirlo en un espacio inclusivo. Si bien se trata de un mundo digital, los desafíos más cercanos que tiene el metaverso están relacionados asuntos de la realidad. El más relevante es el hardware, comenta Williams, pues los cascos de realidad virtual son costosos e inaccesibles para algunos mercados. Además, estos aún tienen problemas en su desarrollo, como el hecho de que las personas se sientan mareadas al usarlos.

Ante estas problemáticas, la ejecutiva resalta que actualmente la tecnología no será la única manera de ingresar al metaverso, pues los smartphones también pueden ser un punto de entrada e ir preparando el terreno para una consolidación, algo que esperan suceda en una década. Williams también puntualiza que las labores de investigación y desarrollo de productos para el metaverso requieren del trabajo con diferentes grupos para tener en cuenta las diversidades de los usuarios y agregar elementos que puedan ser simples, pero significan mucho en la experiencia. El ejemplo más perceptible de esto son los avatares. Desde Meta, dice Williams, están elaborando las herramientas para que los personajes de los usuarios representen su identidad y cultura, ya sea por medio de diferentes cortes de cabello relacionado a un grupo o bien con artículos que son importantes para la accesibilidad de la gente en la vida real, como las sillas de ruedas o los audífonos asistentes. Incluso puntualiza que parte de esta labor de inclusión también está orientada hacia la diversidad lingüística de Latinoamérica y agregarán diversas lenguas nativas como el guaraní, el aymará y el quechua, entre otras, para dar acceso a más personas.

¿Quién construye el metaverso de Meta?

Maxine Williams es originaria de Trinidad y Tobago, donde trabajó como abogada en tribunales civiles. Además, ha colaborado con varias organizaciones internacionales en temas de desarrollo y derechos humanos. Actualmente, su labor dentro de Meta está relacionada con crear estrategias para atraer talento diverso y que este influya en los desarrollos. “Mucha gente está construyendo el metaverso”, sentencia en relación a la diversidad de empleados que hay en Meta y los cuales tienen un impacto en las decisiones para esta realidad virtual. Respecto a Latinoamérica, la ejecutiva detalla que han contratado a más de 300 personas de la región y a lo largo de este año buscarán más gente interesada en entrar a la compañía, pues la diversidad de visiones ha tenido un fuerte impacto en cómo se construyen las diferentes áreas del metaverso. “Mientras más diversidad haya en la compañía, mejores productos habrá, además que permitirá anticipar qué quieren los clientes. (…) Reconocer la diversidad del mundo es importante para que la gente se sienta conectada a nuestros productos”, sentencia Williams.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.