La polémica empresa Clearview AI recibe multa por violar privacidad

La controvertida empresa de reconocimiento facial, Clearview AI, recibió una sanción por parte del organismo de control de la privacidad del Reino Unido de 9.4 millones de dólares, debido a una serie de infracciones a las leyes de privacidad locales. Además de la multa económica, el organismo también emitió un aviso de ejecución para que la compañía deje de obtener y usar los datos personales de los residentes de Reino Unido que están disponibles de forma pública en internet, así como eliminar toda esa información de sus sistemas. Hasta la actualidad, la empresa de origen estadounidense ha logrado acumular una base de datos de más de 20,000 millones de imágenes faciales únicamente extrayendo datos públicos de la web con el propósito de potenciar su sistema de comparación de identidades basado en inteligencia artificial.

Sin embargo, el principal problema de esta dinámica es que Clearview AI nunca ha solicitado a las personas si pueden usar sus fotografías para esa finalidad, lo cual ha sido considerado como una infracción a las leyes de privacidad de datos. “Clearview AI ha recopilado múltiples imágenes de personas de todo el mundo de una variedad de sitios web y plataformas de redes sociales, creando una base de datos con más de 20,000 millones de imágenes. La empresa no sólo permite la identificación de esas personas, sino que monitorea efectivamente su comportamiento y lo ofrece como un servicio comercial”, dijo el comisionado de información del Reino Unido, John Edwards. El comisionado también resaltó que la gente espera que se respete su información personal sin importar el lugar del mundo donde operen. “Es por eso que las empresas globales necesitan una aplicación internacional”, señaló y agregó que para esta decisión colaboraron con especialistas y colegas de todo el mundo para tomar las medidas contra la compañía. Los argumentos específicos para sancionar a Clearview AI es que no contaba con una base legal para recopilar información de las personas; no usó esos datos de forma justa y transparente, pues las personas no son conscientes de que su información es utilizada; no tuvo un proceso para evitar que los datos se retengan indefinidamente; y no cumplió con los estándares de protección de datos requeridos para la información biométrica.

Cabe mencionar que el organismo ya había anunciado una posible sanción a la misma empresa el otoño pasado, no obstante, la cifra que se señaló para la multa era de poco más de 21 millones de dólares.

Clearview AI vs Reino Unido Si bien ahora la principal polémica está alrededor de que la compañía se niegue a pagar por la multa, la sanción deja un antecedente para que no se expanda internacionalmente. Además, Reino Unido no es el único país que ha iniciado una acción legal contra la empresa. Australia también le ordenó dejar de procesar datos de sus ciudadanos el año pasado, mientras que Francia, Canadá e Italia también la han sancionado, este último con 20 millones de euros en marzo. En Estados unidos, Clearview acordó resolver una demanda por violar una ley de privacidad de Illinois que prohíbe el uso de datos biométricos sin consentimiento. El acuerdo que alcanzó la empresa fue considerado una victoria para ellos, pues aunque no puede vender datos a privados se incluyó una excepción para contratistas de gobierno. Apenas en febrero, la empresa le dijo a sus inversionistas que con la cantidad de imágenes faciales que recaben dentro de un año para su base de datos podrán garantizar que “casi todos en el mundo sean identificables”, según documentos financieros obtenidos por The Washington Post. El mismo reporte señala que la empresa no sólo buscaría escanear los rostros de las personas, sino que también estaría investigando una serie de nuevas tecnologías para identificar a alguien en función de cómo camina, detectar su ubicación a partir de una imagen o escanear sus huellas dactilares.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.