La denuncia del ex jefe de seguridad de Twitter escala hasta el gobierno de EU

Twitter está en el centro de la polémica en la política estadounidense. La denuncia de su exjefe de seguridad, Peiter Zatko, sobre que la red social tiene medidas de protección de datos endebles ha generado preocupación entre los funcionarios de Estados Unidos, quienes indican que esas brechas representan una amenaza a su seguridad nacional. Ayer se dio a conocer un documento que Zatko presentó ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), donde denunciaba que Twitter ocultó prácticas de seguridad negligentes, engañó a los reguladores federales al respecto y no estimó adecuadamente la cantidad de bots que hay en la plataforma. También mencionó que los ejecutivos de la red social no comprendían el nivel de acceso que los empleados tienen respecto a los datos de usuarios, además de que sugirió que Twitter es vulnerable al espionaje de gobiernos extranjeros y algunos empleados podrían estar trabajando para agencias de inteligencia de otros países.

“Estas acusaciones podrían tener implicaciones graves para la seguridad nacional, la privacidad y la seguridad electoral, por lo que deben investigarse agresivamente”, dijo el representante republicano de Nueva York, Jon Katko. Las declaraciones del funcionario han encontrado eco en especialistas en ciberseguridad de Estados Unidos, como Jack Singh, miembro del equipo de seguridad cibernética durante la campaña presidencia de Joe Biden y quien consideró alarmante el tema, debido a la importancia de Twitter en la forma en que la gente se informa y conecta. “Si es cierto, como alega Zatko, que Twitter no cuenta con controles estructurales para prevenir o detectar incidentes de seguridad cibernética de la variedad de amenazas internetas, entonces Twitter es actualmente un riesgo de seguridad mucho más profundo para los Estados Unidos de lo que podría ser TikTok”, dijo Singh. Zatko, quien era un famoso hacker antes de entrar a Twitter, también dijo en su denuncia que más de la mitad de los 500,000 servidores de la red social ejecutaban sistemas operativos tan desactualizados hasta el punto de no ser compatibles con funciones de seguridad y privacidad básicas.

Twitter se defiende, pero los legisladores exigen una investigación Luego de que las declaraciones de Zatko se hicieran públicas, la empresa se puso a la defensiva diciendo que los detalles de la denuncia eran falsos y sensacionalistas, pero no contraargumentaron a cuestiones específicas. “Lo que hemos visto hasta ahora es una narrativa falsa sobre Twitter y nuestras prácticas de privacidad y seguridad de datos que está plagada de inconsistencia e imprecisiones y carece de contexto importante”, señaló la empresa. El CEO de Twitter, Parag Agrawal, menospreció las acusaciones de Zatko, diciendo que fue despedido a inicios de año por su “liderazgo ineficaz y desempeño deficiente”, pero también detalló que están revisando su denuncia y afirma que el propio Zatko “fue responsable de muchos aspectos de este trabajo que ahora está retratando de manera inexacta más de seis meses después de su terminación”. No obstante, la compañía no se ha librado del escrutinio de los funcionarios de Estados Unidos. Los senadores demócratas, Edward Markey y Richard Blumenthal, pidieron a la Comisión Federal de Comercio que inicie una investigación a Twitter por violar los acuerdos de 2011 entre el organismo y la empresa en los que se decetró que la red social no podía engañar a los usuarios sobre la privacidad y seguridad de sus datos. “Estas revelaciones preocupantes pintan la imagen de una empresa que ha priorizado de manera constante y repetida las ganancias sobre la seguridad de sus usuarios y su responsabilidad hacia el público, ya que los ejecutivos de Twitter parecían ignorar y obstaculizar los esfuerzos para hacer frente a las amenazas”, sentenció Blumenthal.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy