Inseguridad y altas comisiones motivan la cancelación de viajes en Didi y Uber

La Odisea por encontrar un vehículo

Es la noche del sábado y ya es hora de salir o regresar a casa. Por la distancia, el tiempo y la seguridad, la mejor opción podría ser Uber o un Didi . Revisas la aplicación y, aparentemente, el vehículo tardaría menos de ocho minutos en llegar. Lo pides y esperas, pero pasan casi veinte minutos, te cancelaron el viaje seis veces, retuvieron dinero de tu tarjeta y sigues sin llegar a casa. Si esto te ha ocurrido, no eres la única persona. Los comentarios entre los usuarios de Uber y Didi sobre la cancelación de viajes, el aumento de tarifas, la falta de seguridad y confianza se están volviendo cada vez más frecuentes. Todo esto tiene una explicación: un servicio lejano al contexto del país. “Éramos felices hasta que llegó Didi” , cuenta Víctor B, quien prefirió mantener su apellido anónimo porque es conductor de Uber y Didi. “Didi llegó con las tarifas hasta abajo y Uber tuvo que bajar sus precios para competir”, explica. Uber llegó a la Ciudad de México en 2013 y, en su momento, se presentó como una novedosa alternativa a los taxis. La facilidad de pedir un vehículo desde la aplicación, rastrearlo y que el cargo fuera automático a tu tarjeta revolucionó la manera en la que nos movíamos en la ciudad. Además, muchos recordarán aquellos pequeños detalles que hacían a Uber especial, como coches sumamente limpios y que, en ocasiones, hasta ofrecían dulces o una botella de agua para hacer tu viaje más cómodo. Por otro lado, otra de las grandes ventajas de Uber era que tenías la seguridad de saber quién era el conductor. Conocías su nombre, su puntuación y tenías la tranquilidad de que había pasado por un filtro de seguridad, algo que motivó que muchos usuarios descargaran la app. Didi llegó cinco años después y lo bautizaron como “el Uber chino”, pues prometía el mismo servicio a precios aún más económicos.

¿Por qué los choferes de Uber y Didi cancelan los viajes? La seguridad: tema olvidado por las empresas

Hoy pareciera que estas aplicaciones perdieron su distintivo inicial, pues en lugar de ofrecer una alternativa cómoda, fácil y segura comienzan a presentar deficiencias que molestan a los usuarios. Grace Maldonado, usuaria de Uber y Didi cuenta: “Me he dado cuenta que cancelan más que nada por las noches y cuando son distancias largas. O que cuando aceptan el viaje suben la tarifa. Y muchas veces aceptan el viaje, pero no se mueven y te traen bailoteando para que tú canceles el viaje y ellos te cobren los 20 pesos”. Víctor B. relata que uno de los problemas a los que se enfrentan los conductores es que no pueden saber el destino de los usuarios. “En Uber, como conductores tenemos distintos niveles: azul, oro, platino y diamante. Cuando eres platino y diamante no sabes exactamente el destino, pero sí la delegación. Pero si eres azul u oro no te aparece. Es hasta que inicias el viaje cuando te das cuenta a dónde vas. En Didi solamente hasta que aceptas el viaje y recoges al usuario te aparece el destino”. Esto representa un problema para los conductores puesto que, a veces, los usuarios quieren ir a zonas de alto riesgo que los choferes prefieren evitar. Incluso, Víctor reveló que algunos choferes dan una puntuación baja a los clientes dependiendo de la zona donde piden ser llevados. “Porque luego agarras un viaje en Polanco y resulta que quieren que los lleves a un cerro en Naucalpan o a un lugar horrible. Le pones una calificación mala al cliente para que los demás conductores sepan que donde vive no conviene. Si un cliente tiene debajo de 4.60 es malo (…) normalmente es por eso, por donde viven. Está mal, pero así lo manejan la mayoría de los conductores”. En otras ocasiones, no les conviene por la tarifa . En el caso de Uber, a los conductores se les cobra una comisión del 25% para la aplicación, mientras que en el caso de Didi oscila entre el 15% y 30% (a mayor distancia menor comisión). Adicional a estas comisiones, se tiene que restar un 8% de impuestos y el 2.1% de ISR. “También me he dado cuenta que en Didi, los choferes te preguntan si vas a pagar en efectivo o tarjeta y si les dices que es con tarjeta te cancelan el viaje”, cuenta Romina N, usuaria de Didi. Víctor da una explicación: “la mayoría de los conductores andan con la reserva de gasolina. Siempre andan buscando efectivo para rellenar el tanque. Cuando es en tarjeta tiene que pasar casi toda la semana para que llegue el pago”. La seguridad es algo que preocupa a los usuarios, principalmente a mujeres. Víctor B. reveló que es cierto que tanto Uber como Didi han dejado de tener filtros rigurosos para la contratación de sus choferes. Narró que, cuando él se inscribió en Uber, hace seis años, le pidieron una carta de antecedentes no penales así como un examen psicológico para ser contratado. “ Ahora ya no te piden los antecedentes no penales porque se considera discriminación ”, explica. En el caso de Uber, solamente se requiere pasar el examen psicológico. Por otro lado, en Didi no hay filtros. “Muchos de los conductores que están fuera de Uber se van a Didi porque solamente subes tu licencia, tu INE, tu comprobante de domicilio y ya eres chofer”, menciona Víctor.

Esto dicen las aplicaciones al respecto Al respecto de estas cancelaciones, Didi respondió que, para incentivar un mejor comportamiento de sus choferes, implementaron el programa piloto Puntos Didi con lo que buscan generar recompensas adicionales para que los conductores tomen más y mejores viajes. Adicionalmente, tanto pasajeros como choferes tienen a su disposición el canal de comunicación Soporte Didi, las 24 horas, para que puedan compartir experiencias de viaje a través de la aplicación. Uber México mencionó que sus choferes son contratistas independientes y no trabajadores regulados bajo las leyes laborales actuales y que, ante esto, “Uber se ha dado a la tarea de brindarles una experiencia de calidad con acceso a diversas funciones y beneficios”, como viajes asegurados, botón de 911, el programa de recompensas Uber Pro y la plataforma educativa Uber Avanza . No respondieron las preguntas que se les hicieron en cuanto a la cancelación de viajes, tarifas elevadas y el descontento de los usuarios.
Entonces… ¿qué podemos hacer? Como usuarios, es importante reportar cualquier acto de discriminación o injusticia que se presente en estas plataformas, así como exigir mejores servicios a las plataformas. Por otro lado, como choferes, mantener conductas apropiadas y exigir mejores recursos a las aplicaciones. Por ejemplo, el saber con anticipación el destino aproximado, sin necesidad de ser nivel azul u oro. Por último, como ciudadanos, exigir al gobierno caminos mejores pavimentados, iluminados y seguros para mejorar la movilidad en la ciudad.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy