Fernando Reyes, el mexicano detrás de Halo

Halo es una de las franquicias de videojuegos más grandes no solo de Xbox y Microsoft sino del mundo. Nacida en 2001, con más de 65 millones de copias vendidas, este título ha tenido varias historias de éxito, de fracasos y de experimentación, que se han complementado con un ecosistema de juguetes, series, películas, novelas gráficas, etc. El más reciente lanzamiento, Halo Infinite y Halo Multiplayer combinan la fórmula de Free to play con el Game Pass de Xbox y que busca ser toda una revolución de la monetización, de tomar lo mejor del mundo actual de los shooters y los Battle Royals y mezclarlo con la nostalgia de una franquicia multipremiada y multi ganadora.

Una historia de fe y trabajo En este ambiente está Fernando Reyes Medina, diseñador senior de multijugador en Microsoft Gaming, quien trabajó en los modos y sistemas de Halo Infinite. Egresado del Tecnológico de Monterrey en Ciencias de la Computación, como una alternativa al diseño de videojuegos que era realmente su pasión, el camino de Reyes se llenó de pasantías en Xbox y en 343 Industries. Tras dar “salto de fe” se muda a Seattle con la intención de lograr llegar a la empresa soñada: Xbox. La historia toma un punto de inflexión en los llamados Hackathons, estas competencias donde especialmente ingenieros, diseñadores y programadores compiten por desarrollar la mejor herramienta, recurso e incluso encontrar errores en programas y juegos. Ahí Fernando decide hacer un tributo a su franquicia favorita con Halo Heroes. “Halo Heroes nació de mi deseo por poder compartir mi amor por la franquicia con un público más amplio. Hay muchos fans que disfrutan del universo en otros medios como juguetes, libros o películas; sin embargo, quería crear algo que pudiera jugar con mis amigos que no juegan videojuegos y mostrarles por qué amo tanto este juego” menciona en entrevista Reyes. Esto lo llevó a formar parte del desarrollo de Halo Infinite, pues él mismo lidera estos modos de juego alternos que han traído nuevos aires a los shooters, como fue el diseño de los modos Big Team Battle, Stockpile y Total Control . Sin embargo, para Fernando no solo se trata de mostrar su camino como una historia de éxito, sino abrir y facilitar la ruta de la comunidad latina y mexicana en la industria del gaming y desarrollo de videojuegos al más alto nivel. “Me di cuenta de lo difícil que era el camino para convertirme en diseñador de videojuegos al haber nacido y sido criado en la Ciudad de México. Hablando con otros amigos de la comunidad que trabajan en la industria, notamos que muchos de nuestros problemas eran similares y ninguno de ellos estaba relacionado con nuestras habilidades ni con cosas que debieran ser relevantes para realizar nuestro trabajo de manera efectiva. Nos dimos cuenta de que hay muchos problemas sistémicos” menciona Fernando.

El nacimiento de Latinxs in Gaming

Es así como nace Latinxs in Gaming que tiene dos funciones principales: la primera y más clara es fomentar la diversidad y promover que cada día más personas de la región se integren a esta industria, pero también como una forma de ampliar la visión internamente tomando en cuenta la forma en que se juega en otras regiones. “Ha habido un par de ocasiones en las que mi experiencia ha sido muy útil. A los mexicanos nos encantan los videojuegos, pero creo que jugamos de manera diferente a otras partes del mundo. Por ejemplo, las funciones LAN eran muy importantes para mí, porque de niño, no jugaba con mi Xbox en casa, más bien prefería estar en un cibercafé jugando con mis amigos por horas. En Estados Unidos, esto no sucede tan a menudo” complementa Fernando. Este proyecto que inicia como pequeños eventos en ferias de videojuegos está en un proceso de crecimiento importante y empieza a consolidarse como una red de integración de la comunidad latina en la industria de los videojuegos. Hoy la respuesta ya es tan buena que las historias de éxito empiezan a acumularse integrando a la comunidad latinoamericana en puestos de trabajo, a cerrar tratos de inversión e incluso desarrollando sus propios juegos. “La comunidad respondió tan bien que tuvimos que crear una organización formal sin fines de lucro para apoyarnos entre todos de manera efectiva. Ahora contamos con más de 10,000 miembros en todo el mundo y hacemos diferentes proyectos como ferias de trabajo, juegos, transmisiones educativas y tratamos de brindar todo el apoyo que nos hubiera gustado tener cuando comenzamos nuestras carreras” menciona Reyes. En un presente donde cotidianamente vemos historias dentro de las corporaciones de acoso laboral, machismo y varios etcéteras que enturbian la escena del gaming, es refrescante encontrar iniciativas que prometen diversidad cultural, que enriquezcan y amplíen la forma en la que vemos los videojuegos. Esto hace que – como dice Fernando – “todo el trabajo duro valga la pena”.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy