¿Eres historiador o psicólogo? Tienes un lugar en la industria del gaming

Para trabajar en el mundo de los videojuegos no es necesario ser un especialista en programación o animación. Las disciplinas que requiere este mercado son tan variadas como los títulos que existen e incluso abarcan a historiadores o psicólogos, quienes pueden actuar en diferentes áreas de la industria. Guillermo Vizcaíno, exlíder de marketing en el estudio mexicano Lienzo, dijo a Expansión que la industria es incluyente para cualquier perfil. “Se requiere de todo tipo de roles y muchas veces no se necesita que lleguen con una currícula centrada en los videojuegos, pueden tener antecedentes distintos, pero eso es algo que no se ha comprendido”. El título Mictlán: an ancient mythical tale , desarrollado por Meta Studios, es un ejemplo de la diversidad de perfiles que pueden converger en un videojuego. Su historia se desarrolla en un mundo abierto ambientado en el México del siglo XVI, durante la época de la conquista española, y se espera que esté listo en algún momento de 2025 para las consolas Xbox Series X/S y PlayStation 5.

De acuerdo con Guillermo Alarcón, director creativo del estudio, con este juego buscan recuperar y honrar la vestimenta, la cultura y la arquitectura para mostrar una perspectiva diferente de la época. Además, cuenta con elementos míticos, así como aspectos cotidianos de culturas prehispánicas, como los mayas o totonacas, entre otras. En diversas entrevistas, Alarcón ha mencionado que la veracidad de las representaciones son de los elementos más importantes en el juego y para ello consultaron a seis arqueólogos, un historiador y a un representante del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), pues la recreación digital de Tenochtitlán, así lo requería. Otros estudios también indican que se apoyan de bibliografía de historiadores para representar etapas de la mejor forma, como es el caso de Ubisoft, el cual lo ha hecho durante años a través de su franquicia Assassin’s Creed, la cual incluso se utilizó para la reconstrucción de la catedral de Notre Dame tras su incendio de 2019.

La gestión emocional en los atletas de esports Para 2022, de acuerdo con datos de la consultora especializada en videojuegos Newzoo, la industria de los esports va a generar 1,380 millones de dólares en ingresos globales, es decir, un incremento de 22% respecto a 2021.

Entre las cifras también se detalla que siete de cada 10 de los entusiastas de los deportes electrónicos son hombres jóvenes, mientras que 34% son mujeres. Estos datos son importantes si se tiene en cuenta que a pesar de las ganancias que la industria genera, detrás de su funcionamiento se encuentran personas susceptibles a presión y críticas. Es una industria en la que se requieren especialistas en psicología para la gestión emocional de los equipos, menciona José Carlos Correa, desarrollador en el equipo de esports Liquid, quien resalta que los jugadores profesionales no pasan de los 37 años y empiezan a jugar a ese nivel desde muy jóvenes. Thiago “K1ng” Lapp, sorprendió al mundo en 2019, cuando obtuvo el quinto puesto en el primer mundial de Fortnite a sus 13 años. Durante varias semanas de competencia, el adolescente se enfrentó a jugadores del mundo, soportando momentos de mucha presión para alcanzar un premio económico de 900,000 dólares. Aunque los deportistas electrónicos también reciben el reconocimiento de su nación -a K1ng lo felicitó el expresidente de Argentina, Mauricio Macri-, muchos de ellos deben enfrentar fuertes juicios si su desempeño no es el más destacado.

“Teniendo a gente tan joven cargando con una presión tan alta sobre sus hombros, porque llegan a representar a una región en un entorno internacional, es importante que haya psicólogos para cuidar su desempeño y salud mental”, destaca Correa. El especialista en deportes electrónicos también resalta que los jugadores suelen tener un impacto en redes sociales y a través de ese medio también es importante poner atención en el impacto mental. “Aparte de ser jugadores profesionales, muchos de ellos son la cara del equipo, figuras públicas receptoras de todo tipo de comentarios. Ahí también debemos cuidar bastante el ánimo y las implicaciones con su vida cotidiana”, concluye.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.