El final 2022 será complicado en la industria de chips, advierte Samsung

La crisis de semiconductores a nivel mundial todavía no termina y en el final del 2022 seguirá viviendo momentos sombríos, además de que no tendrá el impulso deseado para su recuperación hacia el próximo año, advirtió un ejecutivo de Samsung, una de las empresas que pelea por ser líder en la industria de los chips. “La percepción general a principios de este año era que la segunda mitad sería mejor, pero de abril a mayo cambió drásticamente”, comentó Kyung Kyehyun, líder de la división de soluciones de dispositivos de Samsung, quien se encarga de supervisar las operaciones en torno a los semiconductores en la empresa. Para hacer frente a este panorama, la estrategia de la empresa surcoreana será responder más rápido a los cambios del mercado, en lugar de limitarse a un plan de inversión preparado con antelación, dijo el ejecutivo durante una sesión con medios en su fábrica de Pyeongtaek.

Sin embargo, es importante resaltar que la compañía sí ha hecho importantes anuncios de inversión en el tiempo reciente. A finales de junio, la multinacional inició la producción en masa de chips de tres nanómetros más potentes y eficientes que sus predecesores, lo cual le permitió dar un paso sobre otras empresas como Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC). Esta producción inicial, detalló la compañía, estará destinada a dar soporte a aplicaciones informáticas de alto rendimiento y bajo consumo de energía. Posteriormente, en una segunda fase, parte de esa producción se desplazará a la producción de componentes para dispositivos como teléfonos inteligentes y tabletas. Por otra parte, a mediados de agosto la empresa anunció una inversión de 15,000 millones de dólares hasta el 2028 para la construcción de un complejo de investigación avanzada en Corea del Sur, donde se van a llevar a cabo labores para nuevas tecnologías y procesos de fabricación para los sistemas de semiconductores. Estas inversiones son significativas para Samsung, dijo el vicepresidente de la empresa Jay Y Lee, pues le permiten un lugar en el futuro de la industria de chips. “Necesitamos seguir con nuestra tradición de invertir preventivamente y hacer hincapié en tecnología”, señaló el ejecutivo”.

Samsung busca un punto medio entre Estados Unidos y China Además de ofrecer un panorama oscuro para la industria de semiconductores en lo que resta del 2022, Kyehyun también habló de su relación con EU y China en un contexto en que estos dos países, con los cuales mantiene relaciones comerciales, se están confrontando a nivel tecnológico. “Es difícil para nosotros pasar por alto un mercado así (China) y hay muchos clientes importantes. Estamos tratando de encontrar una solución beneficiosa para todos en medio de este conflicto”, comentó Kyehyun. Y es que si bien Estados Unidos anunció miles de millones de dólares como incentivo para las empresas que inviertan en la fabricación de chips en su territorio, también condicionó que cualquier empresa que desee una parte de esa subvención deberá abstenerse de fabricar chips en China durante 10 años. Cabe recordar que en noviembre del año pasado, Samsung anunció una inversión de 17,000 millones para la construcción de una planta en Taylor, Texas a finales de este año, la cual generará relaciones más estrechas con EU, dijo Kyehyun. Asimismo, recordó que en julio anunciaron sus planes de expandir sus instalaciones de fabricación en territorio estadounidense, a través de potenciales planes en los cuales gastarían casi 200,000 millones de dólares en 11 plantas.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy