Educación y carreras STEM, claves para acabar con la brecha de género

La deuda histórica que hay con las mujeres en igualdad laboral y salarial, y en posiciones estratégicas dentro de las organizaciones, tiene la oportunidad de cerrarse con la ayuda de dos instrumentos valiosos: la educación y las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés). El camino no es fácil, la brecha es enorme, pero si se logra la oportunidad para una mujer vale la pena el esfuerzo, dice la presidenta y fundadora de Movimiento STEM, Graciela Rojas Montemayor, en entrevista con Expansión.

Brecha que abatir Iniciativa como política pública

“Grace”, quien ha sido reconocida por impulsar por más de 20 años el pensamiento científico como camino al desarrollo sostenible y bienestar social, reconoce el gran reto que significa abatir un problema enquistado por décadas; sin embargo, es optimista, porque sabe que la educación es una herramienta de empoderamiento y de transformación de vida. Luego de participar en el evento Iniciativa a favor de la inclusión de adolescentes y jóvenes mexicanas a STEM, que tuvo lugar en la Secretaría de Economía, Rojas Montemayor destaca la relevancia de que en este movimiento se involucren todos los actores posibles. “La educación no se va a regalar con la SEP ni con el sindicato. Es un tema de todos, de las ONG’s, la sociedad civil, las universidades. Nos toca impulsarlo y así entre todos se puede hacer un cambio de alto impacto. Durante su participación en el evento, Graciela Rojas puso sobre la mesa datos que evidencian el problema y rezago de la desigualdad de género que hay en el ámbito social y laboral. De acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), se requieren 132 años para lograr la paridad de género, mientras que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reporta que las 10 actividades de menor remuneración en México están ocupadas por 64% de las mujeres. Por eso es importante ver en a las carreras STEM como un instrumento y una estrategia para el empoderamiento y protección. “No podemos dejar a 50% de la población del planeta fuera de esta discusión. Se requiere involucrar a mujeres y hombres para que encaremos el futuro”. En la inauguración del evento, la titular de la Secretaría de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo, destacó que la relevancia de convertir la iniciativa del Movimiento STEM en una política pública que impulse el desarrollo del país, pero particularmente cierre las brechas de género. “Estoy convencida de que la única manera para acabar con la brecha de género y la violencia hacia las mujeres es por medio de la educación y qué mejor manera que a través de la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas.

“Por ello es fundamental que ahora que estamos viviendo en una economía y en una industria digitalizada, las mujeres estudien carreras relacionadas con las áreas STEM, para acceder a mejores condiciones de trabajo y cerrar las brechas existentes e impulsar un desarrollo económico inclusivo y sostenible”. Clouthier Carrillo explicó que para lograr igualdad en salarios y en cargos relacionados con las tomas de decisiones es clave promover que las mujeres se desempeñen en puestos estratégicos. Datos del Inegi muestran que solo 39% de las mujeres trabajadoras con más de 25 años ocupan puestos directivos en los sectores público y privado. Para la titular de Economía el problema no solo es la baja participación de las mujeres en cargos de decisión, sino que no se entienda que los resultados económicos de las empresas son mejores cuando ellas tienen más posiciones. “Es necesario impulsar a las mujeres. Los datos evidencian que la brecha existe, pero que debemos trabajar para reducirla”. El subsecretario de Educación Superior de la SEP, Luciano Concheiro Bórquez, coincidió en que las carreras STEM representan una transformación de orden radical que se da en una coyuntura fundamental a nivel mundial y en México. Hizo un llamado a las universidades tecnológicas y politécnicas para hacer un mayor esfuerzo, porque es ahí donde todavía hay un importante déficit en términos de equidad. El CEO de Siemens en México, Alejandro Preinfalk, dijo que, de acuerdo con McKinsey Global Institute, si las mujeres tuvieran la misma presencia que los hombres en el mercado laboral, el PIB mundial puede sumar hasta 28 trillones de dólares. “Invertir en la capacitación de las personas de manera equitativa nos permitiría transitar a una economía exitosa 4.0”.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy