Crónica: ¿Cómo vivimos el regreso presencial en el Apple Park?

Pasaron dos años para que Apple regresara a los eventos presenciales y tomara un paso importante: abrir las puertas de su “casa” por primera vez a los desarrolladores. Cientos de desarrolladores pisaron el Apple Park para el WWDC22, un evento que tradicionalmente había ocurrido en el Centro de Convenciones en San José, California.

Gran expectativa, ante el regreso esperado La expectativa de la prensa invitada y de este segmento de especialistas era grande y bastaba con ver el kit de prensa para saber qué tan grande era. De hecho recibimos un kit que incluía una gorra, un par de cubrebocas -diseñados específicamente por Apple-, un bloqueador solar y una botella para agua, así como un par de pruebas COVID. Sabíamos que el evento sería en las oficinas de Apple, pero no sabíamos si iba a ocurrir en el lugar de siempre, el teatro de Steve Jobs, que se encuentra a un costado del edificio principal de oficinas. Antes de ir a la conferencia era necesario presentar una prueba COVID negativa en un sistema interno de Apple, para asegurar la protección de la salud de quienes asistirían al evento de manera presencial. La sorpresa para todos fue que, por primera vez para nosotros, para los miembros de la prensa internacional, las puertas del edificio central se abrieron para recibirnos en esta experiencia. Justo en el comedor del Apple Park, en el centro, se encontraban filas y filas de asientos, al aire libre y al fondo, un escenario con una pantalla gigante y bocinas daban la sensación de estar en un festival de música. La última vez que los desarrolladores asistieron presencialmente a un evento de Apple fue en junio de 2019, mientras que la prensa de Estados Unidos e internacional vio por última vez la silueta del Apple Park, las nuevas oficinas de la firma de tecnología en Cupertino, en septiembre de ese mismo año. Minutos antes de que iniciara la transmisión, para quienes seguían en línea el evento, aparecieron Tim Cook, CEO de Apple y Craig Federighi, vicepresidente senior de ingeniería en el escenario. Entre aplausos y gritos de emoción, Cook expresó lo importante que era para la marca tenernos a todos en el mismo lugar y “Conectar y compartir ideas de una forma en que solo se puede hacer en persona”.

El resto de la presentación la vimos como ustedes, la seguimos en varias pantallas que se encontraban en el sitio, la diferencia es que pudimos experimentar la emoción de los desarrolladores cuando se presentaban las novedades y reír con los gags de Federighi como superhéroe en la presentación. Anuncios como Security Check, la integración del iPhone como webcam para la Mac, generaron expresiones de asombro. Sin embargo, los momentos de clímax llegaron con el anuncio del sistema operativo Ventura, el nuevo chip M2, la renovada MacBook Air y la MacBook Pro.

El día que Tim Cook se tomó selfies Al terminar los anuncios, fuimos hacia el Steve Jobs Theater en donde nos esperaban expertos de Apple para dejarnos ver por primera vez los nuevos equipos. Justo a la entrada aparecía una fila de MacBook Air con los nuevos colores. Después de unos minutos de revisar de cerca los equipos, noté que colegas de otros países comenzaban a acomodarse en la entrada, esperando algo. En cuestión de minutos apareció Tim Cook para posar junto con los nuevos equipos desatando flashes y gritos por todos lados. Al momento de desplazarse por el lugar, un periodista se atrevió a pedirle una selfie. Por un segundo todos guardamos la respiración hasta que Cook dijo “sí, claro”. Y no es que el directivo de Apple fuera lejano a la prensa o a los desarrolladores, pero en otras ocasiones durante este mismo evento, también había aparecido en el salón de exhibición y todos solíamos guardar una distancia respetuosa a su visita. A partir de ese sí, puedo prácticamente asegurar que no hubo periodista en esa sala que no buscará correr con la misma suerte, yo incluida. Otra vez, Cook nos estaba abriendo las puertas de su casa y nos saludaba personalmente como todos aquellos amigos que volvimos a ver después de dos años de lejanía y encierro por la pandemia ocasionada por el COVID 19. Si bien muchos esperaban que Apple mostrara sus los lentes de realidad virtual, el poder regresar después de dos años complicados y lograr conectar y compartir en persona, como dijo Cook, fue más poderoso que ese anuncio e incluso la apertura de las puertas del Apple Park, la disponibilidad del ejecutivo para tomarse selfies muestra la voluntad de la marca para tener una colaboración más cercana con sus grupos de influencia más fuertes para así desarrollar gadgets y servicios que aún no alcanzamos a dimensionar.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.